Málaga
1
0
Villarreal
Carranza. Viernes, 11 de agosto del 2017 a las 22:00h

Fuente

Sábado, 12 de agosto del 2017 a las 08:12

Crónica del Carranza: Málaga 1-0 Villarreal

1- Málaga: Roberto; Rosales, Baysse,Luis Hernández, Diego González (Mula 66'), Juan Carlos; Kuzmanovic (Cecchini 75'), Adrián; Juanpi (Jony 66'), Recio, y Borja Bastón (En-Nesyri 75').

0- Villarreal: Andrés; Miguelón, Semedo, Álvaro, Pau Torres; Castillejo, Ndiaye, Trigueros (Rodri 78'), Chuca (Pablo, 66'); Unal y Sansone (Bakambu 78').

Gol: Adrián 92'

A fuerza de darle vueltas a la almohada buscando la mejor fórmula posible para la nueva temporada, el Málaga de Míchel ya ha probado con el 4-1-4-1 (el sistema más habitual), el 5-4-1 y el 4-2-3-1 del martes en Granada. 

Adrián se situó a la altura de Kuzmanovic, ante la obsesión de Míchel de no cargar de exigencia física al suizo nacionalizado serbio, que vuelve de una larga inactividad. Recio se escoró a la izquierda, y Juanpi, a la derecha, como interiores, y la propuesta del Málaga era hacerse con el control de la posesión y atacar con múltiples apoyos en corto. Salió adelante sólo en parte. Primero, por el lastre de un terreno de juego sequísimo e irregular, casi impracticable e indigno de un torneo de tanto prestigio.

Además, al Málaga le siguió faltando un partido más mucha profundidad en su juego. Borja Bastón se aburre en el ataque, porque el equipo necesita más insolencia, atrevimiento. Hasta el punto de que lo más peligroso fue una falta lateral lejanísima.

No es que el Villarreal tuviese muchos más argumentos. A diferencia del Málaga, que mostró un once con visos de realidad para la Liga, compareció con tres jugadores del filial inéditos en la élite (los laterales Miguelón y Pau Torres, y el mediocampista Chuca)

El Málaga se fue haciendo con el mando del choque y uno de sus jugadores, Juan Carlos, fue el que más hizo por romper la igualdad. Primero, en una internada con desborde en la línea de fondo, pero su centro lo desaprovechó Borja Bastón. Metió la puntera y Andrés desbarató la acción a bocajarro.

Más clara fue su segunda aparición ofensiva, con un penalti cometido al alimón por Miguelón y Semedo, que por momentos recordó a un gran central y por otros al malaguista Koné, no sólo por su exceso de confianza a la hora de conducirse, sino también en su físico.

Adrián asumió la responsabilidad y, a pesar de que su disparo iba colocado cerca de un poste, Andrés adivinó claramente su intención.

El Málaga merecía el triunfo por empuje y poder rematador, pero no resolvía ya con un 4-4-2, después de que se fuera Diego González y también Juanpi. Mula y Jony se ubicaron en las bandas, y después hubo minutos también para Cecchini y En-Nesyri.

Un estupendo centro no lo aprovechó Bakambu, en un remate de los que se suele fallar pocos y que desvió in extremis a córner Roberto. Con el choque desatado, no extrañó que hasta el rabo todo fuera toro, con el centro de Mula y la espléndida definición de Adrián. 1-0

ONCES INICIALES