Celta
4
1
Roma
Amistoso. Domingo, 13 de agosto del 2017 a las 19:30h

Fuente

Domingo, 13 de agosto del 2017 a las 22:47

Crónica del amistoso: Celta 4-1 Roma

4- Celta: Sergio, Mallo (Costas 84'), Cabral, Fontàs (Sergi Gómez 61'), Jonny, Radoja (Lobotka 61'), Jozabed (Pablo Hernández, min.45), Wass, Iago Aspas, Sisto, Guidetti (Maxi Gómez, min.18).
 
1- Roma: Skorupski, Peres, Fazio, Jesús, Kolarov, Gerson, Gonalons, Pellegrini, Cengiz, Defrel, Iturbe. También jugaron: Dzeko, Perotti, Strootman, Nainggolan, Manolas, Alisson, Tumminello, Moreno, Nura, Castan, Sadiq.
 
Goles: Iago Aspas (1-0, de penalti, min.16); Sisto (2-0, min.22); Sisto (3-0, min.27); Iago Aspas (4-0, min.41); Strootman (4-1, min.62).

La contienda ante la Roma, con un once celeste muy próximo al titular, no solo fueron goles. También efectividad, capacidad asociativa, velocidad y presión alta. Y salida de balón bastante aseada cuando los romanos, con su unidad A en el segundo tiempo, apretaron el acelerador. Un preestreno de los buenos.

La importante lesión de Guidetti estropeó un primer tiempo del Celta convertido en una sucesión de buenas noticias. La efectividad apareció, el equipo robó tras presión alta y apenas sufrió ante un rival italiano con muchos llamados a estar en la segunda unidad, pero todos ellos peloteros con opciones de disputar minutos en la Champions. Aunque Unzué no quiere darle el rango de once titular, la apuesta ante la Roma tiene un alto porcentaje de posibilidades de estrenar la Liga. Y con el teórico equipo de gala el Celta fue un reloj. Para comenzar, se vio beneficiado por la propuesta romana, que a diferencia del Udinese salió abierto y quiso jugar. Y el Celta enseguida adivinó que existían espacios lo que añadido a una presión tan buena como alta, enseguida llegaron los robos y las llegadas francas. En uno de ellos llegó la carrera de Guidetti tras la asistencia de Aspas que acabó en penalti, lesión y gol. Marcó Iago desde los once metros.

Los dos siguientes llevaron la firma de un Pione Sisto mucho más enchufado. El danés puso loco a su par y a media defensa con sus cambios de ritmo y sus regates. En uno de ellos, conduciendo desde el medio campo marcó desde fuera el área con un disparo virulento. El tercero, segundo de Pione, fue una jugada combinativa que nació en Wass, con asistencia de Maxi Gómez y gol del danés. El festival del primer tiempo lo completó Iago Aspas en otra galopada con remate en el corazón del área. El moañés provocó el segundo susto con un golpe que le sacó del campo de forma temporal. Maxi, participativo, pudo ampliar la cuenta en un par de ocasiones, pero no se atrevió a tirar ante el meta rival, que desvió a córner una falta botada con intención por Wass.

El segundo tiempo sirvió para trabajar otros aspectos como la salida de balón ante presión y para poner a prueba el sistema defensivo ante una Roma que poco a poco metió en el campo a casi toda su unidad A, lo que unido a los cambios, comenzó a originar grietas en la zaga viguesa. Strootman fue el primero en detectarlas y anotó el único tanto para los italianos.

El Celta no perdió la paciencia en ningún momento, porfió por elaborar y por la conducción, creó y por ese camino recuperó el balón y el control del partido e incluso disfrutó de alguna oportunidad. La más clara para Aspas que desvió Becker, el portero del segundo tiempo en la Roma. Unzué también aprovechó la recta final para probar a Beauvue como delantero centro. El ensayo general llena al celtismo de buenas sensaciones, pero el fuego real será el sábado ante la Real Sociedad. Ahí comenzará de verdad la era Unzué

ONCE INICIAL