Fuente

Lunes, 12 de agosto del 2019 a las 13:34

Escribá medita un rombo en el centro del campo para enfrentarse al Real Madrid

La baja de Okay Yokuslu y la ausencia de un pivote de contención en la plantilla que pueda hacer sus funciones obligará a Escribá a buscar soluciones en su sistema de juego que le permitan ser más sólidos en el centro del campo, para así enfrentarse al Real Madrid en la primera jornada de Liga.

Escribá medita replegar la linea de cuatro mediocampistas más en el centro del campo, dejando las bandas libres, obligando a Brais a que ayude a la medular en lugar de estar tirado a una banda mientras Denis se coloca en la zona de enganche.

Durante la pretemporada, el técnico ha probado varias alternativas al doble pivote de su 4-4-2, pero ninguna le ha convencido. Jozabed y Beltrán no ofrecen la contundencia y despliegue físico necesario para acompañara Lobotka en esa demarcación y la prueba con Sáenz de mediocentro, aunque gustó, sigue generándole dudas. Es por ello que Escribá ha optado por colocar un tercer hombre para ayudar en tareas defensivas, siendo Brais el sacrificado.

Imagen del 4-4-2 con Okay Yokuslu en el once tipo de Escribá

En el último amistoso ante la Lazio ya se pudo ver una imagen de lo que podría ser este rombo: Lobotka se colocaría en el vértice defensivo, con Brais y Beltrán de interiores y haciendo funciones de organización y ayudas defensivas. En la mediapunta se colocaría Denis, que tendría como función dotar de balones a Aspas y su acompañante.

Imagen del 4-4-2 en rombo con la baja de Okay Yokuslu

No hay que descartar tampoco la presencia de Sáenz en ese vértice defensivo. El técnico lo probó en el penútimo amistoso de preparación, ante el Tenerife y, a pesar de la derrota, acabó satisfecho con su actuación. En esta situación, Brais y Lobotka serían los interiores.

Imagen del 4-4-2 en rombo con Sáenz de pivote defensivo