Fuente

Viernes, 19 de mayo del 2017 a las 12:16

El Alavés teme perder a Laguardia siete meses

El club, Víctor Laguardia y el alavesismo recibieron el miércoles un durísimo golpe. El central aragonés, uno de los futbolistas franquicia del conjunto albiazul y de los más queridos entre la afición vitoriana, recayó en sus problemas en la rodilla derecha y dijo adiós a la final de la Copa del Rey. Un doloroso episodio emocional, que solo parece en este momento el principio de un largo peregrinaje hacia su recuperación. El Alavés, en realidad, teme y sospecha, tras las pruebas realizadas y las sensaciones del jugador, que el defensa tenga dañado el ligamento cruzado. Es decir, que como consecuencia de ello deba estar apartado de los terrenos de juego durante un periodo mínimo de seis o siete meses.

La confirmación o no de tan pésimos presagios solo llegará el próximo martes día 23, cuando Laguardia será operado en Barcelona. A través de una artroscopia los médicos observarán cuál es el problema exacto en la articulación.