Fuente

Miércoles, 06 de diciembre del 2017 a las 20:25

Ángel y Sergio Mora trabajan al margen y Shibasaki está listo

José Bordalás premió a sus futbolistas con una sesión de tres horas y cuarto sobre el césped del Coliseum. Fue a puerta cerrada y castigando el polémico verde del estadio. No faltó absolutamente nada. Una primera y exigente parte física, una continuación táctica y un final con partido en el que volvió a participar el jugador del filial Merveil Ndockyt.

El entrenamiento, aparte de su exagerada duración, dejó dos dudas. Ángel y Sergio Mora entrenan al margen del grupo y a tres días del choque frente al Eibar son duda. El delantero y máximo goleador del equipo realizó carrera continua. Tiene una sobrecarga muscular y está convencido de llegar a tiempo para jugar contra los de Mendilibar. Más complicado lo tiene el centrocampista. Una sobrecarga en el sóleo producida en el partido de Copa ante el Alavés ya le apartó del encuentro ante el Valencia y aún sigue sin estar al cien por cien.

La otra incógnita de la semana es si Bordalás convocará para el partido del sábado a Gaku Shibasaki que está entrenando ya a un buen nivel. Si finalmente juega unos minutos frente a los eibarreses, se producirá el primer duelo entre dos japoneses en nuestra Liga. El posible encuentro entre Inui y Shibasaki ha levantado muchísima expectación en el país asiático.