Fuente

Viernes, 14 de septiembre del 2018 a las 08:53

Diari de Girona actualiza el parte médico de Mojica, Planas y Ramalho

Los tres jugadores que completan la enfermería del Girona en estos momentos son Johan Mojica, Jonás Ramalho y Carles Planas. Desaparecidos en combate desde agosto, y cada uno de ellos quemando etapas para intentar volver lo antes posible.

Empezando por Mojica, el suyo es un caso particular. En un entrenamiento, antes de recibir el Tottenham, se lesionó. Sufrió una rotura parcial del tendón del recto anterior de su pierna derecha. Nadie le puso fecha de regreso; sólo quedaba claro que no iba a jugar contra el Valladolid, en el estreno de la Liga. Ha pasado un mes y Mojica continúa fuera de combate. Hace carrera continua, aunque le falta cumplir alguna etapa más. Eso sí, su evolución es buena y el objetivo, si se cumplen los plazos, es que pueda estar disponible para el partido contra el Eibar, fijado por el primer fin de semana de octubre. Lo que parece claro es que no jugará en todo lo que queda de septiembre, ante el Celta, el Barça, Betis y Huesca. Se le espera el próximo mes.

En la enfermería le acompaña Jonás Ramalho. Al central prácticamente tampoco se le ha visto desde que a principios de julio la plantilla se ponía en marcha. En la breve estancia en Inglaterra, sufrió un esguince que le evitó vestirse de corto contra Bolton y Oldham. Es más, ni viajó a la India. Su primera aparición no llegó hasta el Torneo Costa Brava, frente al Tottenham. Ese día relevó Juanpe para jugar los últimos 14 minutos. Un espejismo, porque recayó. Ha pasado un mes y no ha aparecido todavía en la Liga. Progresa y está en la recta final de su recuperación; incluso ya se asoma por los entrenamientos, aunque nota cierto dolor en el pie. Las previsiones, si todo va bien, dicen que podrá reaparecer a finales de mes.

A Carles Planas, como Mojica, tampoco se le espera hasta octubre. Él sí que jugó en Inglaterra e incluso viajó a la India. Tuvo 18 minutos en el Costa Brava, saliendo en el puesto de Bernardo. Después, ni rastro. Ya no participó en el campo del Reus, y en la Liga ni se le ha visto. Se rompió el sóleo a mediados de agosto, un contratiempo que le ha impedido trabajar con el grupo. Las previsiones son que en septiembre aún no pueda jugar; será el próximo mes cuando, si todo va bien, volverá a estar disponible.